Marruecos

Marruecos. Datos del país

 


Ver mapa más grande
 

Marruecos desde un punto de vista general

Marruecos cuenta con una superficie de 446.550 km2 y unos 30 millones de habitantes, donde la ciudad más poblada del país es Casablanca con casi 6,5 millones de habitantes. Su capital es Rabat, situada al igual que Casablanca en la costa atlántica, aunque sin duda una de las ciudades más importantes de Marruecos es Marrakech. Situada al pie del Atlas, Marrakech es una de las 4 ciudades imperiales y posee el mercado tradicional más grande del país y una de las plazas más concurridas de África y del mundo.

 

Marruecos desde un punto de vista antropológico

Este es sin duda un país de costumbres y tradiciones locales influenciado por la cultura árabe, africana y mediterránea. Una costumbre muy arraigada en todo el país es el consumo de té a todas horas y es común compartir esta bebida con todo el mundo. Ellos expresan hospitalidad a sus huéspedes o invitados de esta forma e incluso a extraños, que en Marruecos siempre serán bienvenidos e incluso en ocasiones se les invita a comer. Proteger su cultura y mantener el orgullo local debe ser primordial para el visitante. Siempre seremos bienvenidos para sus gentes si respetamos sus costumbres locales. En mercados y tiendas es común regatear los precios. Estos normalmente no están marcados esperando que llegue el momento del regateo, el cual está visto como un acto social común que el vendedor espera. Si un primer precio es aceptado, el vendedor puede llegar a enfadarse o incluso él mismo puede empezar un regateo de su propio precio. Lo ideal en estos casos es proponer un precio mucho más bajo y que finalmente quede en algo equilibrado por ambas partes. El consumo de alcohol no está bien visto, por lo que es de mal gusto consumirlo en la vía pública o ir por la calle algo “caldeado.” El respeto es primordial para que nuestra estancia sea agradable. Para tomar fotografías de la gente es importante pedir permiso y respetar siempre la privacidad actuando con moderación. Respetar los lugares religiosos y culturales sin tocar ni retirar objetos religiosos y nunca entrar en las mezquitas ya que no está permitido a los no musulmanes. No dar dinero a los niños a cambio de nada, ya que con esto se fomenta la mendicidad y no es positivo para el país ni para sus gentes.

 

Marruecos desde un punto de vista ornitológico

La gran diversidad de hábitats que posee se refleja en las más de 450 especies citadas. Sus montañas, costas, bosques, valles, desiertos y llanuras dan una riqueza ornitológica que nos lleva a no poder resistirnos por visitar este exótico país del norte de África. La costa atlántica cuenta con interminables humedales costeros. Desde Larache hasta la Laguna Khnifiss en la parte sur, pasando por Merja Zerga y Souss Massa son auténticos paraísos para aves invernantes y migratorias, especialmente limícolas, gaviotas y zancudas. Desde verano hasta mediados de octubre, Essaouira se convierte en un espectáculo para la observación de Halcón de Eleonor, con más de 600 parejas reproductoras en los islotes cercanos a la costa. Esta zona de costa, rica en acantilados, es perfecta también para el halcón borní, el halcón peregrino y el halcón de berbería. Otras joyas del litoral son el búho moro, el ibis eremita y el chagra. Metiéndonos de lleno en materia montañosa, las cordilleras del Rif, el Atlas y el Anti-Atlas dotan a Marruecos de otro rico hábitat donde rapaces como el águila perdicera y el águila real son relativamente fáciles de observar. No tan fácil pero posible se hace la observación de un todavía habitante de las cumbres del Atlas, el quebrantahuesos. Entre las especies que podemos encontrar en la alta montaña están las chovas piquirroja y piquigualda, la alondra cornuda lapona y el camachuelo rosado. En el bosque, el pito de levaiant siempre suele mostrarse muy agradecido. Entre nuestros desplazamientos por estos hábitats nos encontraremos en más de una ocasión al colirrojo diademado, ave emblemática del país donde las haya. Habrá que explorar bien las zonas propicias de matorral si queremos dar con la escurridiza curruca del atlas. Ya hacia el sur, dejando atrás Atlas y Anti-Atlas llegamos al desierto, al gran Sahara. Aquí el paisaje se hace variado lejos de lo que algunos podrían pensar si no conocen esta zona. Desde el Tagdilt track en la zona de Boulmane hasta Merzouga y Mhamid se juntan verdaderas joyas ornitológicas como gorrión sahariano, curruca sahariana, buitrón desertícola, tordito rojizo, alondra ibis, terrera colinegra, terrera sahariana, collalba magrebí, collalba yebélica, collalba desértica, ganga coronada y moteada, búho desértico, cuervo desértico, ratonero moro y otras especies del desierto. Y si la suerte en nuestra visita nos sonríe con una laguna en Merzouga que todavía contiene agua, nos regalará cercetas pardillas y tarros canelos por cientos además de increíbles números de limícolas que también obtienen aquí un regalo en forma de oasis en medio de la nada…

 

Lengua

El idioma más hablado del país es el árabe, pero el francés está también bastante extendido como segunda lengua por lo que unos conocimientos de francés aunque sean básicos siempre vienen bien. Dependiendo de la zona del país también podemos encontrar gentes con conocimientos de inglés, español e incluso alemán, especialmente los bereberes al sur y en la zona del Atlas.

 

Moneda

La moneda de Marruecos es el dirham (DH). Actualmente un euro equivale a aproximadamente 11 DH, pero el cambio varía según el momento en el que se visita el país. Hay varias formas de obtenerlos. Bien se solicitan en un banco del país de origen antes de viajar a Marruecos, o bien se realiza el cambio al llegar al país, bien sea en el aeropuerto, en el puerto o en cualquier banco que ofrezca cambio. Lo más ventajoso es esto último desde el punto de vista económico, ya que las comisiones serán menores que si se cambia en otro país distinto, aunque también tiene el inconveniente de la pérdida de tiempo. Otra posibilidad también muy utilizada y ventajosa es sacar dinero directamente del cajero. Aquí también se obtiene un buen tipo de cambio, aunque dependiendo del tipo de tarjeta tendrás que pagar una comisión a tu banco. Hay que tener muy en cuenta que en la gran mayoría de lugares del país no aceptarán tarjeta de crédito para pagar, por lo que nosotros recomendamos contar solo con ella para sacar dinero.

 

Otros datos de interés

 

Pasaporte

Para estancias menores a 3 meses no será necesario visado, pero sí que es imprescindible tener el pasaporte en regla para entrar al país.

 

Seguro de viaje

El  seguro  de  viaje  es  muy  importante. Debe  tener una cobertura completa tanto en salud como de repatriación en caso de emergencia médica grave….

 

Aduana

Antes de entrar al país hay que rellenar un formulario con varios datos como el nombre y dirección, pasaporte y profesión. Por norma general no se puede importar ni exportar la moneda marroquí pero cualquier moneda extranjera puede ser traída sin problemas. Traer a este país nuestras cámaras, prismáticos y telescopios no implicará ningún problema. Cada persona adulta podrá llevar consigo un cartón de cigarrillos, una botella de licor y una botella de vino.

 

Salud

No hay vacunas específicas que se necesiten para entrar en el país, aunque sí las hay aconsejadas. Estas son el cólera, el tétanos, la polio y la fiebre tifoidea. Aunque no habitual, sí que a veces suelen aparecer problemas leves de gastroenteritis, casi siempre por un cambio en la dieta. Es recomendable llevar algún tipo de medicamento para contrarrestar los efectos de este tipo de problema. Normalmente en las ciudades siempre hay buenos hospitales y clínicas, aunque en los núcleos rurales los servicios médicos ya no son tan completos. Antes de viajar a este país es importante asegurarse de tener un buen seguro médico que incluya la repatriación en caso de enfermedad grave o accidente.

 

Ropa

Se debe intentar no abusar en la cantidad de ropa con la que se viaja. Dependiendo de las zonas a visitar se requerirá de un tipo u otro por lo que en general llevaremos ropa ligera, unas buenas botas o deportivas para caminar, un sombrero, gafas de sol y algo de abrigo para las noches. Un buen chaquetón puede ser interesante si se va a visitar la montaña, y el traje de baño no debe faltar si nuestro viaje incluye la costa.  Fuera del Atlas la temperatura en primavera y otoño es muy suave, normalmente en el día no suele llegar a los 30 grados y por la noche no baja de los 9 o 10.

 

Material

Dependiendo de nuestros intereses este campo puede variar ampliamente, pero en ningún caso nos debe faltar una cámara de fotos, unos prismáticos y una guía de aves, que para este país es muy recomendable la ampliamente conocida Collins Bird Guide de Svenson, Mullarney, Zetterstom y Grant, ya que incluye todas las aves que podremos ver en este país.

 

PrintEmailFacebookGoogle+Compartir